jueves, 19 de octubre de 2017

Cuello de granny

¡Por fin os cuento qué vamos a hacer con tanto granny tejido! Pues veréis, la historia empieza con una mancha de lejía en un bolso de mi madre. Sí, una mancha que había que tapar sí o sí porque el bolso estaba recién estrenadito. Después de probar con veinte cosas y que ninguna nos convenciera, se nos ocurrió hacer un granny con una lana que pegara con la tela del bolso (gris oscura). Primer granny hecho y el bolso ideal de la muerte.

Quedó tan mono con la lana de mezclilla que pensé, pues esto para un cuello tiene que quedar monísimo, y así, de paso, aprovecho la lana, que eso de tirar no me gusta mucho. Así que... manos a la obra!!! Gráfico en mano me puse a hacer cuadraditos, tres en este caso porque no me quedaba lana para más...


Os enseño el resultado después de coserlos, pero a mi no me convenció, no salía lo mono que quedaba en mi cabeza. Pensé que el problema es que quedaba con poca "chicha", vamos, que era tan pequeño y tan poco gordito que al ponértelo en el cuello no daba mucho juego. Acostumbrada a ver mantas alrededor del cuello, pues me parecía muy poca cosa.



Como rendirse es de cobardes, probé con otra lana más gordita (lana Andes de Drops) y esta vez, para hacer un cuello de dos vueltas. Si el problema era el grosor, así lo solucionaba segurísimo.

Utilicé restos de colores que tenía en bolsas por ahí escondidas y....  ¡¡¡me encantaaaa!!


Así que, como soy "to buena gente" os voy a explicar cómo lo he hecho para que, si os apetece, podáis haceros uno parecido.

Materiales:

- 4 colores que os parezcan monos de lana Andes o cualquier lana para agujas de 9mm.
- Aguja de ganchillo de 8mm.



El gráfico os lo pongo en grande para que lo veáis bien. Con la lana tan gordita no hace falta tejerlo completo, sobra una vuelta, así que solamente tendríais que tejer hasta la vuelta de color verde agua y cambiar de color en cada vuelta, claro está. 


Así, manos a la obra, a tejer hasta tener 6 cuadrados. Yo no los he hecho exactamente iguales porque si no, no me iba a dar las lanas. He cambiado de orden los colores de la primera y la tercera vuelta en algunos grannys, intentando ajustarme para que me diera con los restos que tenía. No he cambiado más de orden porque quería que todos terminaran en color negro y el burdeos no me gustaba cómo quedaba pegado al negro. Pero vamos, vosotros podéis mezclarlos como os de la gana. 


Con los 6 cuadrados tejidos, ya solo queda coser y esconder hilos. Asegúrate de coserlos todos por la misma cara, para que el derecho quede en todos hacia fuera y listo.









Me gusta